Mapa de antenas de celulares

Los vecinos de la Ciudad ahora tienen la posibilidad de consultar la ubicación de las antenas de celulares, saber si son legales o no y denunciar. Se debe a que en internet se instaló un mapa dividido en barrios y muestra más de 600 puntos.

El mapa fue elaborado por el Ministerio porteño de Medio Ambiente, en base a la información que dieron las telefónicas sobre la ubicación de los equipos y sus niveles de radiación. Allí figura la ubicación de todos los sitios donde hay antenas registradas. El mapa está en http://mapa.buenosaires.gov.ar.

Deja un comentario

Archivado bajo antenas

Las antenas de celulares, eje del debate

La contaminación electromagnética, provocada principalmente por los centenares de antenas de telefonía celular instaladas en subterráneos, calles y edificios, crece continuamente en la ciudad de Buenos Aires sin controles ni debates serios sobre su posible impacto en la salud, según denunciaron especialistas en el tema. A las antenas de alta tensión, aisladas de centro urbanos y relegadas durante años a zonas pobres o descampadas, se le sumaron las de teléfonos celulares e internet inalámbrico, que en el país experimentaron un boom en los últimos años y en la Capital Federal se acercan al millar, por lo que la inquietud por sus posibles efectos nocivos comenzó a crecer.

Como todavía se desconoce si sus radiaciones afectan la salud a largo o mediano plazo, especialistas reclamaron que se aplique efectivamente el principio precautorio, que se adelanta a las pruebas que puedan surgir sobre sus efectos negativos y limita o condiciona las instalaciones de estos aparatos. Sólo en territorio porteño las antenas declaradas son más de 600, pero en realidad rondan el millar: ya en 2004, según un relevamiento de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad y el Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA), se registraban casi 350 más dentro de la red de subterráneos.

“Sobre las subterráneas no tenemos información, pero sabemos que están instaladas en todas las líneas. Se cree que hay un mínimo de una por estación”, dijo Jorge Ferrari, secretario de Consumidores y Usuarios de la Defensoría porteña. Sobre tierra tampoco hay un control firme: “un porcentaje relativamente pequeño cuenta con todas las autorizaciones otorgadas, pese a que el boom de la red comenzó en 2000″, consideró. No obstante, se cree que son las antenas puestas en el subte las más peligrosas, ya que en sus túneles se da “una sinergia entre varios factores”.

“No es sólo la radiación, sino además el hecho de que está adentro de la jaula que es el túnel y es eléctrico, por lo que produce campos magnéticos y campos eléctricos”, afirmó el legislador porteño Facundo Di Filippo (ARI-Coalición Civica). Tras insistir en un proyecto de su autoría en el que exige que se reconozca el principio precautorio en la Ciudad, el legislador ingresó hace unos días un pedido de informes al Poder Ejecutivo porteño acerca de cuántas de estas antenas pasaron por la Evaluación de Impacto Ambiental (EIA).

Una fuente de la Dirección de Evaluación Técnica –dependiente de la Agencia de Protección Ambiental del Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño– afirmó que el organismo “se encuentra investigando el caso específico de las prestadoras de servicios de telefonía cuyas antenas están ubicadas en las estaciones de subte”. El objeto es “conocer el estado de la documentación correspondiente a fin de dar cumplimiento al procedimiento técnico administrativo de Evaluación de Impacto Ambiental”, aseveró.

Lo que se conoce desde mediados del año pasado es un Mapa de Sitios de Medición de Antenas en la ciudad, que detalla ubicación, rango de las frecuencias y máximos valores de medición registrados de los aparatos autorizados a operar. Según Antonio Brailovsky, ex defensor del Pueblo de la ciudad, el problema es cómo la Comisión Nacional de Comunicaciones mide las emisiones, lo que hace con “dos fallas principales”, porque “mide la antena una sola vez en la vida, aunque son aparatos que varían ampliamente, y lo hacen de a una por vez”.

Es que la mayoría de las veces las áreas de cobertura de las antenas se superponen –porque cada compañía tiene equipos propios y también para asegurarse el servicio en toda la zona–, y en esos espacios, denominados “puntos calientes”, las radiaciones son tolerables cuando se miden por separado, pero no cuando se suman. “¿Qué pasa si un vecino vive en medio de dos antenas? En definitiva es un horno de microondas”, expresó Brailovsky y explicó que se deben medir las emisiones las 24 horas mediante controladores online, como se hace en Barcelona, así como coordinar a las empresas para que compartan las antenas.

http://www.enelsubte.com/posts/1201698896.html

Deja un comentario

Archivado bajo antenas, contaminacion, incertidumbre, medicion

Diario Clarin, 09/05/2006

09/05/2006

EMPEZARON A ARMAR UN MAPA SOBRE LA POSIBLE CONTAMINACION QUE GENERARIAN ESTOS EQUIPOS

Antenas de celulares: controlan por primera vez sus radiaciones

Las empresas informaron la ubicación de 223 lugares con estos aparatos y qué ondas emiten. Aún no se sabe qué efecto pueden tener, pero según estudios oficiales todos cumplen con los parámetros legales.



El Gobierno porteño comenzó a elaborar el primer mapa sobre el impacto ambiental que producen las antenas de telefonía celular instaladas en la Capital. Hasta ahora no existía ningún relevamiento sobre la posible contaminación que generarían estos equipos, fenómeno que se encuentra en estudio para ver si produce o no efectos nocivos sobre la salud.

El mapa se está elaborando con los informes de impacto ambiental que presentan las cuatro empresas de telefonía celular (Mo vistar, CTI, Personal y Nextel), un requisito obligatorio de acuerdo a la ley 123, pero que, según el Gobierno, hasta ahora no habían respetado o lo habían hecho parcialmente. Por eso, en octubre la Comuna las intimó a presentar todos los informes. Esos estudios fueron realizados por instituciones públicas imparciales, como el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), el Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA) o el Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas de las Fuerzas Armadas (CITEFA).

Hasta ahora se completaron estudios en 223 sitios donde existen antenas, sobre 464 declarados. En cada lugar puede haber múltiples antenas, pero lo que se mide es su acción conjunta. De acuerdo a los estudios, todos los aparatos cumplieron con los parámetros marcados por la ley: 0,4 miliwatts por centímetro cuadrado para el caso de las antenas de teléfonos analógicos, y 1 Mw/cm2 para las de digitales.

Horacio Walter, director de Política Ambiental de la Ciudad, explicó: “Desde 2003 veníamos reclamándoles a las empresas que presentaran los papeles, pero siempre faltaba algo. Entonces, en junio del año pasado ordenamos desconectar ocho antenas que no habían completado los trámites”. Esos equipos estaban en Martínez Castro 1039, O’Higgins 1826 y Gavilán 4663 (eran de Movistar); Ciudad de la Paz 1638 y Callao 1062 (CTI); Melián 4891 y La Pampa 1925 (Nextel); y Castillo 767 (Personal).

Luego de esa medida, las empresas respondieron. “Empezaron a presentar los informes, y hasta ahora todos los equipos están bien. Si confirmamos que un aparato supera el límite de emisión de ondas ordenaremos su desconexión“, agregó Walter.

Ahora, ¿por qué se hace este mapa? Para eso hay que entender cómo funcionan los equipos. Según explican los especialistas, las antenas de celulares emiten radiaciones no ionizantes, que no pueden provocar el desprendimiento de un electrón de un átomo. En este grupo se encuadran también los rayos infrarrojos o las microondas. La consecuencia de esta radiación es un aumento en la generación de calor, que puede afectar a las células.

Todavía no existen en el mundo estudios que demuestren que ese proceso sea perjudicial para la salud, pero tampoco hay ningún trabajo científico que pruebe que es inocuo. Por eso, según el Gobierno, la Comisión Europea propuso una serie de estudios para conocer la influencia de las radiaciones no ionizantes en el cuerpo, para ver si, por ejemplo, favorecen la aparición de cáncer. Mientras esto se define, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estipuló los límites legales de emisión de radiaciones. Es por prevención, entonces, que se hace el relevamiento sobre el funcionamiento de las antenas. Además los equipos, como cualquier elemento instalado en la vía pública, deben estar declarados y autorizados.

En la Cámara de Informática y Comunicaciones de la República Argentina (CICOMRA, nuclea a las telefónicas), explicaron: “En Capital hay alrededor de 600 sitios con antenas, que deben estar instaladas donde están los usuarios, donde se producen las comunicaciones. La OMS destaca que todos los estudios establecen que no existe ninguna evidencia que relacione las emisiones radioeléctricas de telefonía móvil con efectos adversos para la salud. Las empresas cumplen con rigor los límites establecidos”.

Deja un comentario

Archivado bajo antenas, contaminacion, incertidumbre, medicion

Acuerdo para instalar antenas de celulares en Argentina

31/10/2005

Las empresas de telefonía móvil firmaron un acuerdo con la Subsecretaría de Medio Ambiente de la ciudad de Buenos Aires, en el que se comprometieron a declarar dónde están instaladas todas sus antenas, y a presentar, en un lapso de 180 días, un informe de impacto ambiental, tal como lo exigen las leyes de la ciudad.

31/10/2005 – Según el Gobierno porteño, en la Capital hay 798 sitios donde se concentra una cantidad no precisada de antenas, mientras que en la provincia de Buenos Aires admiten que no tienen cifras al respecto. La Secretaría de Medio Ambiente destacó que muchas de ellas no están declaradas. Por otra parte, en la provincia está prohibida la radicación de instalaciones que generen campos electromagnéticos en un radio menor a 100 metros de espacios verdes, hospitales, escuelas o geriátricos.

Ante esta normativa, la Secretaría de Política Ambiental emitió una resolución mediante la cual otorga un plazo hasta el 13 de mayo de 2006 para que las empresas presenten la ubicación y las evaluaciones de impacto ambiental de sus aparatos.

“Hasta ahora nadie cumplió. Las compañías nos plantearon que es importante regular el mercado, pero que la normativa bonaerense excede las atribuciones de la provincia porque ya hay leyes nacionales.

Pero cuando se establece una normativa ambiental pesa lo territorial, en este caso, dónde está ejerciendo su efecto la antena”, explicó Jorge Etcharrán, secretario de Política Ambiental bonaerense.

Por su parte, Norberto Capellán, presidente de la Cámara de Informática y Comunicaciones de la República Argentina, aseguró que “el espíritu de las empresas es dialogar y aportar información. Hay normas y se cumplen, lo que ocurre es que hay conflictos de jurisdicciones y superposición de leyes. Pero queremos armonizar con la provincia para evitar esos conflictos.

Deja un comentario

Archivado bajo antenas, incertidumbre, instalacion